ENTREVISTES 6 de febreru de 2007


VICENTE GARCÍA OLIVA / ESCRITOR
«La llingua ta llegando al máximu altor posible ensin oficialidá»
‘¡Alabín, bon, ban...!’ ye la última obra del novelista xixonés, un históricu de la lliteratura xuvenil

Xurde Fernández

El movimientu de recuperación del asturianu tien l’aniciu nos años setenta, nel Surdimientu. Ún de los primeros escritores de noveles pa la mocedá foi Vicente García Oliva. Nun se pue escaecer ‘Fontenebrosa. El reinu de los silentes’. Trenta años depués sigue asoleyando obres pa otres xeneraciones. ‘!Alabín, bon, ban…!’ ye la última.

L’AUTOR

Nació en Xixón nel añu 1944.
Cursó estudios de profesor mercantil.
Foi ún de los fundadores de Conceyu Bable en Xixón.
Pertenez a la xeneración lliteraria del Surdimientu.
Ye académicu de la Llingua.
Tien publicaes numberoses obres de narrativa, con un enfotu especial nel públicu mozu.

–¿Cuándo entamó a escribir?
–Cuando me xunté al movimientu de recuperación llingüísticu y lliterariu, allá pel añu del Señor de 1975. D’aquella dómina tengo un cuentu mui prestosu (pa min, claro) que se llama ‘Los gatos’ y una docena de poemes bastante malos. Xunto a ello una riestra grande d’artículos pa una estaya d’EL COMERCIO, predecesora del Alitar Asturies, que se llamaba Estaya Rexonal y que dalgún día habrá que recuperar, pues había coses que tovía tendríen actualidá.

–¿Qué recuerda d’aquellos años?
–Los mios recuerdos d’aquella época, qu’agora veo con distancia y señaldá, son la gran illusión que teníemos y la cantidá de coses d’estremada frasca que fuimos capaces de facer. Yéremos cuatro gatos y dábemos la vara a partíos políticos, asociaciones culturales, asociaciones de vecinos, sindicatos...

–¿En qué cambió la nuesa lliteratura nestos trenta años?
–Fundamentalmente na actitú de la xente al sentase a escribir. Anque hai una lliteratura asturiana dende’l sieglu XVII, abúltame que los qu’escribíen faciénlo con mala concencia, como si fuere una llingua menor de la que s’avergoñaben. El cambiu más fonderu ye esa actitú que teníemos nós de facer dalgo importante, de nun tener nengún complexu, tolo contrario. Y depués otres coses, como una apertura temática (como dicía García-Rendueles, sacar la llingua de la ‘rusticidá’), l’enfotu d’escribir pa los neños, futuru de la nuestra llingua y un etcétera que sedría llargo d’esplayar equí.

–¿Y Asturies en qué cambió?
–Cambió, al empar que’l restu del Estáu, nel pasu d’una dictadura a una democracia, pero entá queden en dalgunes persones ya instituciones actitúes totalitaries; sinon nun s’entiende esi empecinamientu en torgar l’usu de la llingua y, sobre too, en nun da-y el calter d’oficial, cosa que ficieron toles demás comunidaes con llingua propia. Los asturfalantes tenemos recortaos los nuestros drechos ciudadanos y eso, a estes altures, ye antidemócratico ya intolerable.

–¿Qué se pue atopar tres ‘¡Alabín, bon, ban...!’?
–Cuenta una páxina na vida d’un neñu marxinal, que se dedica a recoyer cartón y suaña con salir de la miseria siendo un futbolista famosu. La novela fala d’esos suaños y de la so relación col mundu que lu arrodia: collacios, inmigrantes, otros seres solitarios o marxinaos… Siempre intentando da-y un ciertu sentíu del humor que la desmarque del drama.

–¿Ye una historia de fútbol o una historia de concienciación social?
–Nun ye una historia de fútbol, sinón con fútbol. Equí’l fútbol xuega’l papel d’illusión, d’esperanza pa salir d’una vida desesperanzada. Tampoco se trata de concienciar a naide, sinón de falar de persones y coses qu’a lo meyor tan al nuestru llau y resulten invisibles.

El futuru del idioma
–¿Cómo ve la situación actual y futura de la llingua asturiana?
–Pienso que tamos llegando al máximu altor posible ensin oficialidá. Yá tenemos normes, gramática, diccionariu y lliteratura. De magar esto, o damos un saltu cualitativu, y eso pasa pola oficialidá, o empezaremos a retroceder.

–¿En qué ta trabayando anguaño?
–Ta próxima a salir una novela pa más mayores que se llamará ‘Elemental, querida Elisa’ na que, ente otros temes, sal el de la guerra civil. Hai que-yos lo dar a conocer, anque seya dientro d’una novela xuvenil, con otres esmoliciones.