ENTREVISTES
08 d' Xineru de 2010

RUMA BARBERO AUTOR DE CÓMIC

«Pa vivir del cómic hai que colar pa Barcelona»
«Un mediu de comunicación como ye’el cómic tendría de ser una referencia llingüística pa la normalización»

ENRIQUE CARBALLEIRA

AUTOR. Xulio Arbesú, en su casa de Sotrondio. / JUAN CARLOS ROMÁN

Rumaldo Antón Barbero, Ruma Barbero, (Xixón, 1971) acaba algamar la primer edición del certame de cómic en llingua asturiana Alfonso Iglesias, convocáu pola Conseyería de Cultura del Principáu, cola obra ‘Manzajú’. Ruma ye llicenciáu en Belles Artes pola Universidá de Salamanca y miembru fundador del grupu de folk asturianu Felpeyu y fundador del sellu editorial Cactus Cómics.

–¿De qué trata ‘Manzajú’?

–Ye un cómic autobiográficu, con saltos temporales, que fai un percorríu per delles vivencies de la mio vida que foron marcándome y definiéndome. El filu conductor ye’l ‘Manzajú’, esi refrescu de mazana que tanto nos prestaba de neños y que como tantes coses d’esta tierra nuestra tan piquiñina, nun foi a sobrevivir a la globalización fata de les multinacionales.

–¿Ye la so primer historia llarga?

–Tengo feches histories llargues de la que trabayaba con ‘Son’ faciendo ‘Los Aguarones’. Dende que trabayo solu fici un par d’histories de diez y doce páxines pal ‘Anuariu de la música asturiana’ asina como una fotonovela de diez páxines tamién. El resto foron too tires de prensa y coses d’una páxina.

Tengo dellos proyectos entamaos en llibretes en casa pero esti ye’l más llargu hasta anguaño, sesenta páxines.

–¿Qu’opina del términu «novela gráfica» que tantu s’emplega agora?

–Nel mundu del cómic tenemos munchos complexos d’arte menor y hai xente qu’usa’l términu «novela gráfica» como diciendo: –Cuidadín, que yo lleo cómics intelectuales d’adultos, non tebeucos.

Pero, si nun s’usa nesti sen, paezme un términu afayadizu, define bien lo que ye y ta dando munches allegríes nos últimos años con obres biográfiques, periodístiques o lliteraries de muncha calidá. Nel mio casu, como nun sé cuantes páxines tien de tener un cómic pa poder nomalu «novela gráfica» préstame más llamalu «tebéu llargu».

–Ye la primer edición d’esti certame de cómic Alfonso Iglesias, ¿quéy paez la iniciativa del Principáu cola convocatoria?

–Paezme mui acertao entamar esti premiu y amás puestu al mesmu nivel que’l restu de premios lliterarios n’asturianu de los qu’entama la conseyería. Camiento que va valir pa que muncha xente, de la que fai cómic n’Asturies, se ponga a trabayar nesos proyectos prestosos que llevaba tiempu que riendo facer, amás d’averase a la llingua asturiana. El mio mayor deséu ye qu’esti premiu siga munchos años y que cuando echémos una güeyada atrás, digamos: Vaya malu que yera’l tebéu de Ruma que ganó’l primer añu. (pola calidá que ta por venir).

–A la hora de tratar de normalizar la situación de la llingua asturiana, ¿nun-y paez qu’un mediu como la historieta podría tener un papel mui importante?


–Como tantes coses, un mediu de comunicación como ye’l cómic tendría de ser una referencia llingüística más pa la normalización del idioma. Qu’a naide se-y olvide que l’home que-y da nome a esti premiu, Alfonso Iglesias, espublizó ‘Les aventures de Pinín’ en periódicos nacionales del so tiempu, nun amestáu abondo curiosín.

–¿Qué técniques prefier a la hora de crear un cómic?

–Yo a la hora de dibuxar, prefiero facer lo más posible a mano. Rotular unu mesmu los testos y entintar a pincel como tola vida fai les páxines más empastaes, más integrao que si-y añadimos muncha filigrana ‘ordenadoril’. L’ordenador úsolu pa dar el color, anque trabaye con tintes planes ensin degradaos, pa correxir coses como chinazos de tinta o faltes d’ortografía y sobre too pa eses grandes mases de negro que tanta cascancia da rellenar.

–El panorama del cómic ye un pocu estremáu: ventes curties, obres de calidá y temes variaos ¿cómo se ve too esto dende Asturies

–Hai xente mui interesante faciendo coses mui diferentes, Gaspar Meana, Zapico, Neto, Isaac del Rivero... Hai un salón del cómic en Xixón y otru n’Avilés y sí qu’hai llectores de cómic anque igual tan más centraos nel manga xaponés y nos superhéroes.

–¿De vivir del cómic meyor nun falar o tovía ye optimista pese a la situación complicada del panorama editorial?

–Yo toi preparando oposiciones, si contesta esto a la to entruga.

Pa vivir del cómic, ensin tirar voladores, hai que ser un gran profesional como’l mio collaciu Javi Rodríguez, colar pa Barcelona y trabayar muncho.

–Fáiganos una esbilla d’autores preferíos...

–Dende neñu, como a toos nesti país tola escuela Bruguera y los franco-belgas (Hergé, Goscinny y Uderzo, Franquín...).

Depués Will Eisner (qu’alcuñó lo de «novela gráfica») y Art Spiegelman. Nos últimos años Marjane Satrapi, Guy Delisle y Joe Sacco. Y siempre, Forges, l’auténticu cherif del humor gráficu n’España.

–¿En qué anda trabayando agora?

–Pel momentu sigo faciendo una tira selmanal nel periódicu «Les Noticies», que me val pa nun perder mano, desfogar d’obispos, políticos y demás famoséu y siguir con esti viciu de cuntar histories dibuxaes que tovía nun pude quitar dende pequeñu.