NOTICIES 23 de mayu de 2005


Los díes cuntaos de Leodegundo
El dibuxante xixonés Gaspar Meana, collaborador d’EL COMERCIO, pon puntu final a l’ambiciosa hestoria en cómic de la monarquía asturiana

FRANCISCO ALVAREZ / XIXON


EL TRABAYU
- Títulu: ‘La crónica de Leodegundo’.
- Guión y dibuxos: Gaspar Meana González (Xixón, 2 d’abril de 1960).
- Editorial: Llibros del Pexe, de Xixón. La obra publícase con subvención de la Conseyería de Cultura, Comunicación Social y Turismu del Principáu d’Asturies.
- Entregues: 25 volumes de 48 páxines caún. El caberu tomu va asoleyase nel añu 2006.
- Periodu hestóricu: narra los grandes fechos d’Asturies, Europa, el Magreb y Oriente Prósimu a lo llargo de 180 años (sieglos VIII y IX).



Tien 45 años y dende los 28 trabaya nun proyeutu que-y arrampuñó «fines de selmana y vacaciones, porque nun vivo d’esto», dexa claro. El xixonés Gaspar Meana, collaborador d’EL COMERCIO, entrega la valoración al desánimu nel recuentu de los díes cuntaos con una obra en llingua asturiana que nun llogró la reconocencia que meritaba. «L’asturianismu tien el privilexu de cuntar con una hestoria en cómic ensin parangón en nenguna otra llingua ibérica al marxe del castellanu, porque nun hai nengún otru chifláu dispuestu a facela por amor al arte, y sicasí hai llectores n’asturianu que nun saben qu’esiste», llamenta enantes d’almitir que «con eses y con too siéntome arguyosu del mio trabayu».

Gaspar Meana bombía estos díes la tinta de los caberos llatíos de ‘La crónica de Leodegundo’ (Editorial Llibros del Pexe), un ambiciosu trabayu col que l’ilustrador recuerre, en guión y dibuxos propios, 180 años d’hestoria del reinu d’Asturies y del mundu conocíu que lu envolvía nos sieglos VIII y IX de la era cristiana. Los volumes 23 y 24 aprucen a les llibreríes esti añu y el númberu 25 va facelo pa 2006, zarrando la saga.

L’autor ta afechando’l llabor na casa familiar de Les Quintanes, recorrida poles güelgues de la so afición a la Hestoria y la vocación d’ilustrador formáu en Diseñu y Dibuxu Publicitariu na Escuela d’Artes y Oficios d’Uviéu. Una montonera de llibros, reproduiciones de bustos grecorromanos y pintures de temática relixosa y estilu bizantinu a les que dio alma la so mano ambienten la vivienda-estudiu dende la que viaxa nel tiempu pa narrar fechos a los que-y pon la firma de Leodegundo, un monxe benedictinu que nel sieglu X escribió, nun monasteriu de la rodiada d’Uviéu, una crónica de la monarquía asturiana.

L’autor escoyó aquellos fechos porque «toa persona tien na cabeza dalgún periodu hestóricu que-y presta y a mi siempre m’interesaron enforma’l de la monarquía asturiana y l’antiguu Exiptu».

Siñala que la de ‘La crónica de Leodegundo’ «foi la única dómina en qu’Asturies resultó decisiva pal devenir de tola península ibérica» y anque camenta que «los asturianos tenemos el mesmu drechu qu’otros a ser nacionalidá hestórica», él renuncia, «como asturianu, a esa reivindicación, porque relaciono los nacionalismos col amor propiu. Nun se pue salir alantre ensin amor propiu, pero paezme que nestos díes l’escesu d’amor propiu empieza a ser enfermizu».

La hestoria naz nel corazón del reinu astur, anque a traviés de los personaxes l’aición viaxa a llugares tan llonxanos ente sí como Toledo y Roma, Siria y Francia, Portugal y Exiptu, Al-Andalus y Mesopotamia. L’ilustrador sorprende al afirmar que, diecisiete años dempués d’entamar, «me siento más arguyosu del guión que de los dibuxos. Si pudiere facelo, agora nun diba cambiar más qu’una o dos páxines del guión, pero sí l’estilu de dibuxu de les siete primeres entregues».

‘La crónica de Leodegundo’ compón una hestoria afayadiza pa una superproduición cinematográfica. L’autor reconoz que «diba costar una fortuna» pero constata que «la Hestoria ta enllena de capítulos fascinantes y la industria cinematográfica siempre acaba faciendo películes de Xuana d’Arcu o del Rei Arturo».

L’Exiptu de Tolomeo IV
Gaspar Meana yá tien proyeutos sucesores de ‘La crónica de Leodegundo’. Lleva munchos años dándo-y vueltes a la idea de facer una hestoria en cómic del antiguu Exiptu, centrándola nel reináu de Tolomeo IV, anque tamién-y prestaría ellaborar dalgo alrodiu de la dinastía sasánida, que gobernó en Persia ente los sieglos III y VII. Nesi periodu, apunta, «hubo un sha que llegó al poder apoyáu por una secta comunista a la que dempués traicionó».


«Ramiro I llegó al tronu del reinu por un güelpe d’Estáu»
Gaspar Meana ye categóricu al confesar el móvil de la so obra. «L’oxetivu últimu de ‘La crónica de Leodegundo’ ye desenmascarar a Ramiro I, porque ye un dolor que siga figurando como rei llexítimu d’Asturies. Los llibros dan por bono qu’Alfonso II quixo dexa-y el tronu a Ramiro I, cuando yo sostengo qu’ésti últimu llegó al poder por un guelpe d’Estáu contra’l vieyu Nepociano, que designara Alfonso II como rei de transición».

L’ilustrador empezó a pescudar y descubrió que «les cróniques del Reinu d’Asturies mentíen, porque la Hestoria la escriben los vencedores». Sigún la so teoría, afitada en dellos artículos tovía inéditos, Ramiro I yera «enemigu declaráu d’Alfonso II» y aprovechó la llegada a Xixón d’un centenar de naves normandes pa dar un vuelcu hestóricu. Cola invasión normanda, Nepociano unvió emisarios pidiendo l’ausiliu de toles güestes del reinu; una parte del exércitu asturianu lluchaba n’Álava contra los musulmanes y namás respondieron al so llamáu los homes que tenía al mandu Ramiro I en Lugo, que volvieron y s’adueñaron del poder. Darréu, diz el dibuxante, «entamó una represión brutal contra los sos enemigos».

Gaspar Meana conclui afirmando que «invertí diecisiete años nesti proyeutu pa dar a la xente una visión hestórica distinta, porque ye fundamental saber quiénes somos y tener el xuiciu llimpiu».