viernes, 24 de diciembre de 2004

RESTAURANTE CASA PUYO
Igual que antaño

La receta de Casa Puyo, entrañable restaurante, amalgama de calidez humana y sabrosa cocina tradicional.

J. M. PELAEZ


RESTAURANTE CASA PUYO
Dirección: carretera de Avilés,10. Trubia.
Teléfono: 985 784 211.
Horario: de 13 a cierre.
Cierre: ningún día.
Vacaciones: agosto.
Cocina: tradicional asturiana.
Precio menú: 10 euros (6 en el bar).
Precio medio carta: 20 euros.
Bodega: 40 referencias clásicas.
Aparcamiento privado: 30 coches.
Propietarios: María Luisa Menéndez Fidalgo y Lili Díaz Menéndez.
Otros platos representativos: repollo relleno, 7 euros. Cachopo de ternera, 12 euros. Albóndigas de bacalao 7 euros. Arroz con leche, 2,50 euros.
Como era habitual en aquellos años, Casa Puyo comienza en 1955 siendo una tienda-chigre que vendía un poco de todo, y cubría las necesidades de la gente del pueblo.

La tradición familiar hostelera la inicia Carmen Menéndez Fidalgo, hermana mayor y pionera que marca el rumbo a María Luisa y, en la actualidad, a su hija, Lili, responsable de aplicar la savia de la última generación al frente del negocio.

Salones y reformas
Pequeñas reformas adaptaron el local a nuevos tiempos, pero, siempre sin perder su peculiar personalidad de carácter tradicional y casero.
La distribución actual está dividida en cuatro espacios que desprenden un calor que nos recuerdan tiempos pasados. El típico bar, con seis mesas, es el punto de encuentro para clientes que vienen de diferentes ciudades y de vecinos del lugar, como ha sido siempre.

Dos salones comedores presentan características muy similares: el principal con 12 mesas, y el pequeño con la mitad. Una chimenea, cuyo calor se puede disfrutar en invierno, suma elementos que encierran entrañables recuerdos, igual que las diferentes antigüedades distribuidas por esta cálida casa de comidas. Por último, la terraza permite disfrutar los meses de temperaturas amables.

Cocina de tradición
Ajenas a los cambios, las antiguas recetas conservan todo el esplendor inicial. Fórmulas elaboradas en dos cocinas de carbón que pasan de una generación a otra.
Una pequeña oferta fija, complementada con sugerencias de temporada, conforman la base de su tradicional culinaria. Aunque en realidad, la carta queda, apenas, para ‘clientes primerizos’, pues son las sugerencias de viva voz las que marcan la pauta de la mayor parte de las comidas.

Muestran con orgullo el ‘Certificado de calidad en reconocimiento del servicio y la comida’ concedido en el año 2002 por los responsables de la empresa alemana del Leopard 2A6, carro de combate hecho en la fábrica de armas.

Calor humano
Un trato campechano y directo junto con cada plato nos hace recordar las antiguas casas de comida con gusto casero.
Una cuestión curiosa y peculiar es la organización de las funciones del equipo familiar, compuesto sólo por mujeres: todas hacen de todo. Lo mismo sirven que cocinan, dependiendo del momento y los platos a preparar.

Perfil de los cliente
Una clientela de variada condición hecha con el paso de los años, y una constante sucesión de fieles generaciones familiares forman el núcleo.
No obstante, en estos últimos meses, y una vez finalizada la autovía que llega hasta las mismas puertas del restaurante, son muchos los nuevos clientes procedentes de Oviedo, Avilés y Gijón los que deciden llegar hasta aquí. Sólo son entre 10 y 20 minutos.

Recorrido culinario
Fabes con almejas (11 euros): sabroso intercambio de mar y montaña, cuyo denso caldo recoge esencias cedidas por la naturaleza.

Cachopo de merluza (12 euros): delicados contrastes basados en el fino sabor del pescado, la nota amariscada y el fundente queso que matiza el jamón dulce.

Carne gobernada (8 euros): jugosa tradición perfumada con estupenda salsa. Guarnición de guisantes, pimientos y patatas fritas en sartén. Estas son de tamaño espectacular y muy ricas.

Tortilla Alaska (2,5 euros): dulce de interesantes contrastes de sabores, texturas y temperaturas a través del bizcocho, helado de vainilla y merengue. Popular en el centro de Asturias pero ya apenas visto en las cartas actuales. Café de Colombia hecho en pota.