elcomercio.es
Estás en: >
Tu-noticia
TU NOTICIA
  Noticias     Las más vistas   Enviar noticia
>GIJóN
EXPOSICIÓN PLÁSTICA DE PEDRO CASTROORTEGA
Viernes, 12/02/2010 - 01:03 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar

EXPOSICIÓN DE PEDRO CASTRORTEGA
Una exposición de obras artísticas se despega del continuum de la experiencia diaria no por romperlo como puede suceder en las discotecas al parpadear los focos, sino por una situación que hace posible la traslación del visitante a otra cualidad del espacio y del tiempo, como si nuestra percepción pudiese duplicarse. Tal vez, objetiva con el arte la percepción misma sus posibilidades de multiplicación en varios planos, y podría ser ésta la clave fecunda del interés que tiene la visita a una exposición de obras plásticas. Visité la que inauguró este jueves la Galería Gema Llamazares con Pedro Castroortega en Gijón a las ocho de la tarde. Fue el 11 de febrero.
El sol conjugó sus radiaciones doradas con alguna lluvia blanca de pequeñas piedras de granizo, y cuando se inauguraba la exposición de Pedro Castroortega, en las calles de la ciudad también se iniciaba la noche.
A Pedro Castroortega lo estaban fotografiando, cuando entré en la sala, frente a una obra suya que en el centro compone una mesa de tres alargadas patas. Una, parece convertirse en la caída de una fuente cuyo chorro inicia en el suelo la inundación del espacio expositivo. En la cúspide de esta surrealista obra escultórica, una cabeza levanta la mirada y el rostro para buscar su cuerpo. Entonces, tuve yo un inevitable recuerdo del Guernica.
Cierto elemento líquido aparece en la obra que expone ahora Pedro Castroortega como un componente antagonista de las formas que quieren cerrarse en sí mismas. El aire, la atmósfera, tampoco se desconoce como referente en sus pinturas pobladas de matices. Estos cuadros, cuando rodean por las pareces de la sala la sorprendente mesa de tres patas, me parecen sus lúdicos espejos.
Hay en esta exposición de arte visual un repertorio compositivo lleno de simbologías y signografías. Encuentro resolución, color, textura, técnica, juego e incesantes evocaciones.
Después de saludar a Pedro Castroortega, enseguida le pregunté por Lisboa. Se refirió a sus antecesores portugueses, y mencionó los recuerdos íntimos que tenía de estas tierras. En España, la brillante evocación de Portugal es una constante en toda la península. Pedro también me hablo de Berlín como un destino próximo. Buen viaje por un buen camino el de Pedro Castroortega.


Opina

Nombre

Apellidos

Opinión

0 OPINIONES