elcomercio.es
Estás en: >
Tu-noticia
TU NOTICIA
  Noticias     Las más vistas   Enviar noticia
>GIJóN
El Plus (Mel Regueiro Benavente)
Martes, 01/10/2013 - 12:45 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar

El Plus,

Ha pasado ya algo más de dos meses. Cuando nos demos cuenta habrá pasado una estación entera, un año, dos y así sucesivamente. La vida es así. No espera por nadie. Sigue su curso.
De lo que debemos ser plenamente conscientes es que un niño de sólo cuatro años puede permanecer más vivo que un adulto de 40, 60 u 80 años. Lo que nos hace proyectar es el recuerdo, las muescas que nos deja quien se ha ido en nuestros sentimientos, en nuestro corazón. Y de eso ya se encargó Mel en sus cuatro años de vida.

Cuando pasan sucesos como el de Mel, tal como van pasando los días, las semanas y los meses, el dolor va desapareciendo de los que no son estrictamente su familia más cercana. Sin embargo, siempre habrá un puñado que lo llevará incrustado en su corazón durante el resto de su vida. No hace falta decir nada más.

Con este puñado deben tenerse gestos. Un simple gesto es un alivio, es visto como un síntoma de empatía, es un reconocimiento al ser humano. El gesto es momentáneo, el efecto puede ser vitalicio.

Trabajo en un Ayuntamiento, si bien fuera de Asturias, con lo cual se cómo funcionan un poquito las cosas en sede municipal.

La Administración Local tiene muchas oportunidades de ofrecer gestos, muchas de empatizar, aunque desgraciadamente pocas veces lo hace salvo en determinados actos muy concretos que tienen que ver más con lo pretendido que con lo sentido.

Los órganos de un Ayuntamiento se componen de personas: un alcalde y un concejal delegado lo es, una Junta de Gobierno es un conjunto de ellos, al igual que el Pleno.

Pues bien, aquí tienen la oportunidad de empatizar con el dolor de una familia y con el sentir de un barrio. Empatizar con la familia no deja de ser un eufemismo que se queda a kilómetros de distancia de lo que se puede sentir cuando tu hijo o tu nieto se va de tu lado.

Pero inténtelo. Los órganos de gobierno municipales son órganos manifestadores de la voluntad, de una voluntad representativa. De la voluntad popular, esto es, del pueblo de Gijón.

Para materializar este gesto no se necesita nada más que voluntad. A nuestro favor tenemos que el procedimiento administrativo para el establecimiento de la denominación de una vía está reglado, y no existe impedimento legal alguno, y si existe algún problema con ello, me ofrezco desde ya, con lo cual, parece que la cuestión debiera ser ¿Por qué no vamos a tener este gesto con Mel? En lugar de ¿Por qué tenemos que hacer esto?

Creo que lo tienen todo para que esta iniciativa salga adelante: Voluntad y Legalidad, apoyo popular, empatía con la familia, y sobre todo, sentido común.

La Gestión de un municipio es farragosa, mezcla lo político con lo jurídico, lo que procede con lo que interesa, lo que interesa con lo legal, y así hasta acabar encorsetados en un día a día que acaba por no transmitir gestos como el que en esta noticia se reclama.

Ahora el Ayuntamiento, a través de sus órganos de gobierno, a través de las personas que lo componen, tiene la oportunidad de no ya facilitar que prospere esta iniciativa popular, sino de hacerla suya, de comandarla, de impulsarla.

Adelante. Recojan el testigo que les ha lanzado la Asociación de Tremañes, la familia de Mel, los vecinos del barrio, de Gijón, y de todos aquellos que hemos tenido de algún modo relación con esta noticia y que no esperamos otra cosa del Ayuntamiento de que acoja esta oportunidad que se le brinda y que le otorgue a la gestión municipal ese Plus emocional que todos esperamos.


Opina

Nombre

Apellidos

Opinión

0 OPINIONES